Alquiler vivienda empresa para empleados iva

¿Puede una empresa alquilar una casa para un director?

La Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido nº 89 de 1991 (Ley del IVA) contempla el suministro de dos tipos de alojamiento residencial, es decir, el suministro de “alojamiento comercial” y de “viviendas”. La distinción entre un alojamiento comercial y una vivienda es esencial, ya que la entrega de un alojamiento comercial está sujeta al IVA al tipo normal, mientras que el alquiler de una vivienda está exento del IVA. Además, cuando el alojamiento comercial se suministra junto con bienes o servicios domésticos (mobiliario, agua, electricidad, limpieza, mantenimiento, etc.) durante períodos superiores a 28 días por una tarifa con todo incluido, el IVA sólo se paga sobre el 60% de dicha tarifa. Lamentablemente, no siempre está claro si el alojamiento proporcionado es un “alojamiento comercial” o una “vivienda”.

La definición de “alojamiento comercial” de la Ley del IVA contempla el suministro de alojamiento, o de manutención y alojamiento, junto con bienes o servicios domésticos en cualquier establecimiento residencial que se suministre de forma regular y sistemática, pero excluye una “vivienda” suministrada en términos de un contrato de alquiler y arrendamiento de la misma.

Calculadora de prestaciones de alojamiento en especie

ResumenEste tema examina la provisión de alojamiento para los empleados y las implicaciones fiscales y de seguridad social asociadas. También se examina el tratamiento de cualquier ayuda para la reubicación proporcionada a un empleado que debe realizar un traslado relacionado con el trabajo.En la prácticaEl suministro de alojamiento: El suministro de alojamiento para un empleado y/o los miembros de su familia u hogar da lugar a una prestación imponible, a menos que el alojamiento en cuestión esté exento. Cuando la prestación de alojamiento no entra en el ámbito de la exención, se genera una obligación fiscal.

Alojamiento proporcionado por la empresa

El 8 de octubre de 2021, el Ministro de Finanzas, Fondos de Desarrollo y Política Regional emitió la resolución general nº PT1.8101.1.2021, en el ámbito de la tributación del IVA del alquiler o arrendamiento de inmuebles residenciales para vivienda.

La resolución general se refiere a la posibilidad de aplicar la exención del IVA prevista en el art. 43.1.36 de la Ley del IVA en el caso de alquiler o arrendamiento de bienes inmuebles a una entidad que realiza una actividad empresarial, que luego pone los bienes inmuebles a disposición de otras entidades. En la práctica del mercado, esta situación se refiere con mayor frecuencia a la puesta a disposición de locales residenciales por parte de una entidad empresarial a sus empleados.

Según la resolución general, la exención del IVA no puede aplicarse porque la entidad que realiza una actividad empresarial mediante el alquiler de un inmueble al propietario no persigue la finalidad de vivienda, sino la relacionada con la actividad empresarial que lleva a cabo. Entretanto, la condición de que la finalidad del alquiler/arrendamiento de un inmueble sea exclusivamente residencial se cumple sólo en la fase en que el inmueble se pone a disposición de las personas físicas, y sólo entonces la actividad puede estar exenta del IVA.

Derechos de adaptación de los trabajadores

Sin perjuicio de lo dispuesto en los apartados 21.2 y 21.3 siguientes, cuando un empleado recibe una vivienda de su empleador (o de otra persona cuando la prestación se realiza en razón del empleo), el empleado está sujeto al impuesto sobre el valor de la vivienda proporcionada. Esto también se aplica cuando, por razón del empleo de una persona, se proporciona alojamiento a los miembros de su familia u hogar, tal como se define en el apartado 1.22.

(b) El alojamiento se proporciona para el mejor desempeño de las funciones del empleado y el empleo es uno de los tipos para los que es habitual que los empresarios proporcionen alojamiento al empleado.

Cuando la exención se debe a cualquiera de las circunstancias anteriores, también se extiende a cualquier carga fiscal que pueda surgir por el impuesto municipal, los gastos de agua o las tasas reembolsadas al empleado en cuestión o pagadas en su nombre.

La segunda excepción se produce cuando el alojamiento es proporcionado por una autoridad local para uno de sus empleados y las condiciones de ocupación del empleado no son más favorables que las de los locales similares que la autoridad local pone a disposición de personas que no están empleadas por ella, pero cuyas circunstancias son similares a las del empleado en cuestión.

Ir arriba