Cláusulas nulas en contratos de alquiler

Cláusulas ilegales en los contratos de alquiler

La mayoría de las personas firman un contrato de alquiler con la esperanza y la ilusión de vivir en su nueva casa o apartamento. Normalmente, la idea es disfrutar de un plazo de alquiler de al menos un año. Sin embargo, a veces una vivienda de alquiler o la relación propietario/inquilino no es lo que parecía al principio. En otros casos, un cambio de vida repentino puede hacer que el contrato de alquiler deje de funcionar. Si está experimentando alguna de estas situaciones, probablemente se pregunte cómo salir de un contrato de alquiler antes de tiempo.

Al igual que en el caso del alquiler de un coche o de un local comercial, puede ser difícil rescindir el contrato de alquiler de una casa o un apartamento. Aunque cada estado tiene diferentes leyes sobre propietarios e inquilinos, tenemos una guía general que responderá a la pregunta: “¿Cómo rompo un contrato de alquiler?” Siga leyendo para conocer los fundamentos de la rescisión anticipada del contrato de arrendamiento y algunos de sus derechos básicos como inquilino.

Su primer paso debe ser leer su contrato de alquiler para conocer sus obligaciones. Presta mucha atención para ver si tu contrato incluye una cláusula de rescisión anticipada o una cláusula de subarriendo. También debes estar atento a palabras como “rescisión anticipada”, “subarriendo” y “subarriendo”. Conviene que leas con atención estos apartados relevantes.

Cláusula de daños en el contrato de alquiler

Redactar un contrato supone mucho trabajo, y es una gran decepción no poder cumplir el acuerdo porque el contrato es nulo. Es fundamental que tu estrategia de gestión de contratos incluya métodos y procedimientos para no crear contratos que no puedan cumplirse porque falte algún elemento importante o no se haya revisado adecuadamente.

Para tomar precauciones adicionales, hay que entender los elementos necesarios de un contrato, qué hace que un contrato sea nulo o anulable, cómo rescindir un acuerdo con la otra parte y cómo evitar contratos inútiles aplicando un proceso de revisión sólido.

La aceptación, en referencia a la oferta realizada, es un acuerdo para acatar los términos y condiciones del contrato proporcionado por el oferente. La aceptación de una oferta debe hacerse de la forma especificada en el contrato o, si no se especifica, de una forma que se considere razonable para esa situación. Si una oferta es aceptada, se aprueba en su totalidad. Si no, el destinatario puede enviar al oferente una contraoferta, que no es más que una versión modificada del contrato original. El proceso vuelve a empezar con esa nueva oferta y los papeles se invierten.

Ejemplo de anexo al contrato de arrendamiento

1. Elementos básicos de un contrato válido2. Diferencia entre contratos “nulos” y “anulables “3. Consejos para ejecutar un contrato correctamente4. Cómo redactar un acuerdo para anular un contrato5. ¿Es necesario un abogado para cualquier asunto contractual?

Aunque algunos acuerdos verbales son ejecutables, la forma escrita es necesaria para los contratos que implican una contraprestación importante, deudas o bienes inmuebles, así como para los contratos que no se ejecutarán durante mucho tiempo, como un testamento.

Un contrato puede ser nulo si no es ejecutable tal y como se redactó originalmente debido a cambios en las leyes y reglamentos que tuvieron lugar después de la firma del contrato pero antes de su cumplimiento. Si bien los acuerdos celebrados con un menor son nulos, el consentimiento del padre o tutor hace que sean ejecutables. Un contrato cumplido puede considerarse nulo porque se han cumplido todas las obligaciones y condiciones y no queda nada que hacer valer.

¿Qué hace que un contrato sea nulo?

Los propietarios saben que alquilar un inmueble es una empresa arriesgada. Por eso son conscientes de la importancia de que exista un contrato de arrendamiento entre ellos y todos los implicados en la transacción. Un contrato de arrendamiento firmado es la prueba de que ambas partes conocen las condiciones del contrato y se comprometen a cumplirlas.

Dado que un contrato de arrendamiento permite al inquilino ocupar una propiedad durante más tiempo que un contrato de alquiler, debe asegurarse de tener todas las bases cubiertas. Esto significa asegurarse de que su acuerdo protegerá a todos los implicados. Incluye su propiedad, en la medida de lo posible, de cualquier problema potencial.

Elaborar un buen acuerdo no consiste simplemente en indicar qué día hay que pagar el alquiler cada mes y por cuánto. Tampoco es sólo que los inquilinos no causen daños a su unidad. Es mucho más que eso.

Si no tienes ni idea de cómo elaborar uno, sigue leyendo porque te diremos las cláusulas y anexos importantes del contrato de alquiler. Cubriremos las revelaciones, tanto para los inquilinos como para los propietarios, que debes anotar e incluir en todos tus acuerdos.

Ir arriba