Consecuencias de hacer un contrato de trabajo falso

Tu trabajo no es lo que el empresario prometió: ¿es ilegal?

No siempre es necesario un contrato de trabajo para demostrar que hay promesas falsas. A veces, las declaraciones verbales, las tácticas de contratación, los correos electrónicos, las reuniones u otros mensajes pueden contar como declaraciones falsas que meten a un empresario en problemas.

Si acepta el trabajo o se queda en su puesto actual y nada cambia, es probable que su empleador haya hecho una promesa falsa. Ya sea de forma intencionada o no, si le prometieron algo que le habría reportado más dinero, podría reclamar una indemnización por daños y perjuicios.

Los daños y perjuicios son el dinero que ha perdido por actuar de acuerdo con la promesa, como aceptar un nuevo trabajo o permanecer en su puesto actual. Si un empleador afirma que ganará 100.000 dólares más si cambia de trabajo, pero limita su territorio de ventas en el nuevo puesto, podría demandar por la cantidad de dinero que ha perdido.

Ser un empleado a voluntad significa que no tiene directrices específicas sobre cuándo puede terminar su trabajo en su contrato laboral. Se presume que los empleados son a voluntad en todos los estados excepto en Montana. Esto permite a su empleador despedirle o cambiar el papel del trabajo, las condiciones laborales o los términos del empleo en casi cualquier momento.

Publicidad falsa del salario del trabajo

Cualquiera que dirija un negocio entiende que la mayoría de las transacciones y acuerdos se sellan con un contrato, aunque sólo sea un apretón de manos. En esencia, el derecho contractual regula la transferencia de derechos de una parte a otra, haciendo que cada parte sea responsable de los términos acordados. En cualquier contrato es muy importante que ambas partes estén de acuerdo y actúen de buena fe. Pero si una de las partes hace una declaración falsa o engañosa para inducir a la otra a firmar un contrato, causando algún tipo de daño, la parte agraviada puede demandar por representación fraudulenta.

Un contrato no se considera válido a menos que todas las partes estén de acuerdo con los términos. Si los términos expresados no son exactos, cualquier acuerdo se basa en una premisa falsa y el contrato es inválido. Hacer declaraciones falsas a sabiendas, ya sea por escrito, verbalmente, a través de un simple gesto o incluso en silencio, constituye una falsa representación si tiene un efecto material en el acuerdo.

Por ejemplo, una empresa farmacéutica que prepara una adquisición por parte de otra empresa se jacta de tener varios medicamentos “prometedores” en fase de ensayo clínico, pero no menciona que es probable que no lleguen a comercializarse debido a sus decepcionantes resultados. Dado que la empresa compradora asumió que estos medicamentos añadirían valor al acuerdo, sufrió daños al pagar en exceso.

Se le prometió un trabajo y luego se le negó

Varios estatutos penales exigen que el individuo que realiza la falsificación obtenga un beneficio de la misma. Por ejemplo, considere si una persona modifica a propósito un cheque por valor de 1.000 dólares a 10.000 dólares. Al cambiar la cantidad, ese individuo ha realizado un acto de falsificación y está sujeto a un castigo penal, como multas o prisión. Además, puede enfrentarse a responsabilidades civiles.

La falsificación de firmas es el acto de replicar falsamente el nombre o la firma de otra persona en los documentos, lo que va en contra de la ley y se considera un delito que conlleva numerosas consecuencias para alguien o su negocio. Las sanciones incluyen cargos penales, tiempo de cárcel, anulación de documentos, reembolso de dinero para la víctima, o más.

El Código Comercial Uniforme (UCC) es una ley que rige las transacciones comerciales y la venta de bienes. Establece que una persona sólo está obligada en un instrumento si lo ha firmado personalmente o ha hecho que un representante lo firme a petición suya.

Falsificar una firma puede tener graves consecuencias. Por ejemplo, considere si un firmante no autorizado accede a los fondos de una cuenta bancaria o hace que parezca que usted acepta términos ilegítimos en los contratos. Es importante actuar rápidamente al darse cuenta de que alguien ha falsificado su firma.

El trabajo fue mal representado

No siempre se necesita un contrato de trabajo para demostrar que se han hecho falsas promesas. A veces, las declaraciones verbales, las tácticas de contratación, los correos electrónicos, las reuniones u otros mensajes pueden contar como declaraciones falsas que meten a un empleador en problemas.

Si acepta el trabajo o se queda en su puesto actual y nada cambia, es probable que su empleador haya hecho una promesa falsa. Ya sea de forma intencionada o no, si le prometieron algo que le habría reportado más dinero, podría reclamar una indemnización por daños y perjuicios.

Los daños y perjuicios son el dinero que ha perdido por actuar de acuerdo con la promesa, como aceptar un nuevo trabajo o permanecer en su puesto actual. Si un empleador afirma que ganará 100.000 dólares más si cambia de trabajo, pero limita su territorio de ventas en el nuevo puesto, podría demandar por la cantidad de dinero que ha perdido.

Ser un empleado a voluntad significa que no tiene directrices específicas sobre cuándo puede terminar su trabajo en su contrato laboral. Se presume que los empleados son a voluntad en todos los estados excepto en Montana. Esto permite a su empleador despedirle o cambiar el papel del trabajo, las condiciones laborales o los términos del empleo en casi cualquier momento.

Ir arriba