Contrato de agencia distribucion y representacion

Agente de distribución

Los acuerdos de distribución, también llamados acuerdos de distribución al por mayor, son contratos entre un distribuidor y un fabricante. Permiten al distribuidor vender, comercializar y obtener beneficios de las ventas de un producto del fabricante o del mayorista a granel. Un acuerdo de distribución suele utilizar los términos y condiciones que abordan los territorios, los derechos de exclusividad, los requisitos de información, etc.

Las partes de un acuerdo de distribución varían según el tipo de transacción. Ambas partes deben determinar en primer lugar si quieren celebrar un acuerdo exclusivo o no exclusivo. También deben considerar el tipo de estrategia de distribución, incluyendo las estrategias selectivas e intensivas.

El distribuidor vende directamente los productos a los minoristas y consumidores en nombre del fabricante. En lugar de que el fabricante pague el coste de las ventas, esta responsabilidad recae sobre los hombros del distribuidor. La rentabilidad de los productos y servicios ya reconocidos y desarrollados es lo que el distribuidor busca en la transacción.

Agente distribuidor en farmacia

Existen diferencias clave entre un agente y un distribuidor que una empresa debe tener en cuenta y tratar de formalizar en un acuerdo escrito antes de iniciar la relación. No hacerlo puede crear incertidumbre y, si la relación se rompe, puede dar lugar a un litigio.

Las empresas pueden tratar de nombrar a un agente o distribuidor para aprovechar el conocimiento del mercado, las conexiones comerciales y la familiaridad con el territorio del agente/distribuidor. Esta relación podría reducir el riesgo y las responsabilidades del mandante al establecerse en un nuevo mercado o territorio.

Es el mandante el que tiene el contrato con el cliente final y, por lo general, el agente no es parte del mismo. Por lo tanto, el agente puede no tener ninguna responsabilidad ante el cliente final. El agente no suele adquirir la titularidad de los productos.

Es probable que el mandante que lo designa exija algunas protecciones de control en relación con los contratos que se celebren y de los que será responsable. Una relación de agencia puede ser más adecuada si el mandante desea ejercer un mayor control sobre las actividades de su intermediario.

Modelo de distribución de las agencias

Un agente es un intermediario que interviene en la celebración de un contrato entre el principal (proveedor) y el cliente del principal. En el caso de la venta de bienes, existen dos tipos de agentes: el agente de ventas y el agente de marketing.

Un agente de marketing, a diferencia de un agente de ventas, no tiene autoridad para obligar al proveedor, pero puede comercializar y promover el producto del proveedor entre los posibles clientes. Cuando un cliente desea realizar una compra, es el proveedor quien completa el contrato.

A diferencia de los agentes, los distribuidores compran los productos al proveedor y luego los revenden a los clientes de un territorio determinado por cuenta propia, asumiendo así el control de los precios y el consiguiente beneficio.

La distribución selectiva es aquella en la que el proveedor sólo nombra a otros distribuidores si cumplen determinados criterios. Tenga en cuenta que este tipo de acuerdo puede plantear problemas de derecho de la competencia, por lo que debe solicitar asesoramiento antes de optar por esta opción.

Significado de la agencia de distribución

Un contrato de distribución es un acuerdo entre un proveedor de bienes y una persona o empresa que quiere distribuirlos (venderlos). El proveedor puede ser un fabricante, un importador o un mayorista. El distribuidor suele ser una empresa o una cadena de empresas que quieren vender los productos.

Los distribuidores tienen poderes limitados en comparación con los agentes. Los distribuidores compran un producto al proveedor y lo venden al usuario final. Los acuerdos de distribución pueden utilizarse para una amplia gama de productos. Benefician a los proveedores porque les permite acceder a un mercado más amplio para su producto. A los distribuidores les gustan porque les permite ofrecer un producto que les diferencia de las empresas de la competencia o que atrae a más compradores a su negocio. Suelen ser útiles en situaciones en las que la marca o el producto del proveedor están consolidados en el mercado.

Los acuerdos de agencia dan a los agentes mucho más poder y responsabilidad. También suelen ser mucho más arriesgados para el principal. Los agentes pueden salir a comercializar un bien o un servicio en nombre del principal. También pueden firmar acuerdos de distribución y otros contratos en nombre del principal, dependiendo de los términos exactos del acuerdo de agencia y de la naturaleza del bien o servicio. Esto es útil para las empresas que tienen un nuevo producto o servicio y quieren aumentar el conocimiento del mercado y las ventas en nuevos territorios.

Ir arriba