Contrato nueva ley de arrendamientos urbanos

Contrato de alquiler estándar

Casa principal – Apartamento – Proyectos de vivienda – Puesto de avanzada – Casa de vecinos – Condominio – Desarrollo de uso mixto (vida-trabajo) – Hotel – Albergue (hotel de viajeros) – Castillos – Vivienda pública – Casa ocupada – Casa de pisos – Vivienda ecológica – Choza – Barriada – Poblado de chabolas

CuestionesAsequibilidad – Vivienda ejecutiva – Planificación medioambiental – Vivienda justa – Salubridad – Personas sin hogar – Discriminación en materia de vivienda – Viviendas de lujo – Patrimonio de la propiedad – Alquiler – Préstamos de alto riesgo – Vivienda subvencionada – Desarrollo sostenible – Vagancia

El control de alquileres en los Estados Unidos se refiere a las leyes u ordenanzas que establecen controles de precios en el alquiler de viviendas residenciales para que funcionen como un techo de precios[1] Existe un consenso entre los economistas de que el control de alquileres reduce la calidad y la cantidad de unidades de vivienda de alquiler[2][3][4][5][6][7].

A partir de 2019, cinco estados (California, Nueva York, Nueva Jersey, Maryland, Oregón) y el Distrito de Columbia tienen localidades en las que está en vigor alguna forma de control de los alquileres residenciales (para estructuras normales, excluyendo las casas móviles)[8][9] Treinta y siete estados prohíben o impiden el control de los alquileres, mientras que ocho estados permiten a sus ciudades promulgar el control de los alquileres, pero no hay ciudades que lo hayan implementado[8][9].

Arrendamiento a voluntad

Los diferentes Decretos adoptados por el actual gobierno español dan lugar a un escenario complicado en cuanto a la aplicación de la legislación vigente, teniendo en cuenta la fecha de firma de cualquier contrato de arrendamiento.

A grandes rasgos, y a modo de ejemplo, a continuación se detallan los diferentes escenarios por los que puede regirse un contrato desde diciembre de 2018 (para poner de manifiesto el impacto de la variada normativa, se aportan datos relativos a la duración mínima del contrato de arrendamiento por fecha de contratación):

Hay que tener en cuenta que la normativa variable no solo afecta a la duración mínima de los contratos de arrendamiento, sino también a una serie de aspectos importantes relativos a las diferentes formas de tratamiento de los contratos en función de su fecha de firma.    Esto afecta especialmente a los contratos de arrendamiento firmados entre el 18 de diciembre de 2018 y el 7 de marzo de 2019.

Actualizamos este artículo debido a la publicación de la Directiva el 22 de enero de 2019, para derogar el Real Decreto-Ley 21/2018, de 14 de diciembre, de medidas urgentes en materia de vivienda y derecho de arrendamiento urbano.

Arrendamiento vs. alquiler

Las modificaciones del Código Civil están relacionadas principalmente con las causas de resolución del contrato de arrendamiento por parte del Arrendador, siendo aumentado a 3 meses el plazo de retraso en el pago de la renta, también se aumentó a 60 días el plazo de oposición de resolución del Arrendatario a la realización de las obras ordenadas por la Autoridad Pública. En cuanto al tipo de contrato y la duración, cuando las partes no se pongan de acuerdo, se aumentó el plazo de 2 a 5 años, y finalmente también se modificó el régimen de rescisión justificada, con un plazo de 60 días para desalojar el inmueble y un aumento del pago de la indemnización por parte del Arrendador, en determinados casos, correspondiente a 2 años de renta, no inferior al doble del importe de 1/15 del valor del impuesto sobre bienes inmuebles. El pago debe producirse la mitad tras la confirmación de la rescisión y el resto en el momento de la entrega de la vivienda o, alternativamente, una garantía de realojamiento del Arrendatario por un periodo no inferior a 3 años.

En cuanto a los cambios relativos a la forma de comunicación entre las partes, es necesario exigir que el Abogado o Procurador, que notifique al Arrendador la resolución del contrato por contacto personal, haya sido debidamente autorizado para ello, se consideran válidas las comunicaciones relativas a la resolución del contrato de arrendamiento, la actualización de la renta y las obras realizadas, por carta que es devuelta porque el destinatario se ha negado a recibirla y a través de este cambio se consideran como no realizadas las comunicaciones que son devueltas por no haber sido levantadas en el plazo previsto en la normativa del CTT, y también en el caso de las comunicaciones entre las partes cuando el local arrendado tiene la consideración de “vivienda familiar”, se exige ahora que se dirijan a cada uno de los cónyuges, bajo pena de ineficacia.

Acciones ilegales de los propietarios

Si está buscando un alquiler en Barcelona, debe saber que este tipo de alojamiento está regulado por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Esta Ley cambia cada cierto tiempo, y por eso es importante mantenerte al día.

Esta ley afecta a todo lo relacionado con los alquileres, protegiendo tanto al propietario como al inquilino, y lo hace desde 1964. La ley ha sido actualizada en 1995, 2013 y 2019. La última actualización tuvo lugar en 2021.

En primer lugar, la ley cubre las propiedades urbanas que se alquilan para vivir, como casas o apartamentos, pero la ley también se aplica a las plazas de aparcamiento, los almacenes o cualquier otro espacio dentro de una propiedad.

Siempre existe un contrato de alquiler, que define la cesión del inmueble a cambio de una determinada cantidad de dinero (alquiler). Este contrato se celebra entre dos partes: una entrega el inmueble y la otra paga por el uso del mismo.

La ley también regula otras funciones además de la prevista inicialmente, independientemente de la duración del contrato, y estas funciones son: actividades profesionales, recreativas y educativas.

Ir arriba