Ejemplo de dolo en un contrato

Modelo de contrato falso

La diferencia entre el incumplimiento de un contrato y el fraude es una línea muy fina. El incumplimiento de un contrato tiene que ver más con la decepción de las expectativas, mientras que el fraude tiene que ver con la intención de infligir un daño financiero. Tradicionalmente, el incumplimiento de un contrato se basa en malentendidos (mala formación del contrato), en el incumplimiento o en la falta de cumplimiento. Por lo general, cuando un contrato se ha echado a perder es porque una de las partes ha hecho una promesa que no puede cumplir y/o no hay acuerdo entre las partes. El incumplimiento de un contrato se basa en la opinión de que el remedio no es punitivo y la parte suele tener una recuperación limitada basada en la pérdida económica. El fraude, por el contrario, se basa en los hechos e implica una conducta deshonesta en la que la parte perjudicada puede recuperar no sólo la pérdida real, sino que la ley también prevé un recurso punitivo.

Un incumplimiento de contrato se convierte en fraude cuando una de las partes hace una representación falsa de un hecho material (ya sea de palabra o mediante una conducta) proporcionando información falsa o engañosa u ocultando información que debería haber sido revelada cuando la otra parte confía en dicha información. También puede existir una conducta fraudulenta cuando hay malentendidos “conocidos”. Por ejemplo, cuando uno se da cuenta de que la otra parte no entiende un término material de un contrato, esa parte debe corregir ese malentendido al descubrir que una parte no entiende completamente todos los términos del acuerdo. Si no lo hace, la parte que conoce el malentendido ha incurrido en una conducta fraudulenta. El motivo que subyace a la conducta fraudulenta suele ser el beneficio financiero o económico. Un contrato celebrado sobre la base de una conducta fraudulenta es anulable. En otras palabras, un tribunal puede anular un contrato que se ha formado sobre la base de la tergiversación de la información en la que se ha confiado. Sin embargo, los tribunales están obligados a respetar la frontera entre el derecho contractual y el derecho de daños.

Estatuto de los fraudes

Un ejemplo de incumplimiento de contrato puede ocurrir si alguien contrata a un contratista para construir un cobertizo en su patio trasero. Se acuerdan todos los términos, incluyendo un pago total de 1.000 dólares, con la mitad a pagar al inicio del trabajo y el resto a pagar al terminar. El contratista recibe el pago inicial de 500 dólares, empieza y termina a tiempo el cobertizo. Sin embargo, sólo recibe 250 dólares como pago final. No pagar a tiempo, o no pagar en absoluto, constituye un incumplimiento de contrato. En este ejemplo, el individuo que contrató al contratista incumplió el acuerdo.

El fraude contractual en el derecho contractual es la tergiversación intencionada de un elemento clave realizada por una parte durante la formación del contrato. La otra parte del contrato confía en la información proporcionada como verdadera. Su decisión de celebrar el contrato se basa en el engaño de la otra parte.

En algunos casos, una demanda puede incluir tanto una reclamación por fraude como una reclamación por incumplimiento de contrato. Aunque las demandas no pueden presentarse simultáneamente, un tribunal suele centrarse en la demanda por incumplimiento de contrato y desestimar la demanda por fraude. La razón es que las reclamaciones son dúplicas y las alegaciones fraudulentas están implícitas en la reclamación por incumplimiento de contrato.

Incumplimiento de Fundamen

Una demanda por fraude contractual es un juicio en el que la parte perjudicada demanda a la parte responsable de la tergiversación. Cualquier tipo de fraude contractual o tergiversación anularía el contrato; una demanda intentaría compensar a la parte engañada por sus pérdidas resultantes de las acciones del demandado.

El fraude en la inducción, o inducción fraudulenta, se refiere al fraude contractual en el que una de las partes implicadas en el contrato basa su decisión en información engañosa. En concreto, un ejemplo sería que un empleador convenciera a un posible candidato a un puesto de trabajo para que firmara un contrato de trabajo utilizando términos falsos. El empleado descubre más tarde que las condiciones del contrato de trabajo no son las prometidas inicialmente, y que se basó en la cláusula fraudulenta al tomar su decisión de firmar el contrato. El uso de contratos falsos sería otro ejemplo de fraude en la inducción.

Para aclarar las diferencias entre ambos, la inducción fraudulenta implica las circunstancias que provocaron la actuación de la parte perjudicada, mientras que el fraude en el factum implica el engaño en la materia contenida en el contrato. El fraude en la inducción utiliza el engaño para conseguir que la otra parte firme el contrato, mientras que el fraude en el factum implica que la parte engañosa actúe realmente en el fraude.

Error

¿Cuáles son los elementos del fraude de derecho común? Tenga en cuenta que, aunque este artículo describe con precisión la legislación aplicable sobre el tema tratado en el momento de su redacción, la ley sigue evolucionando con el paso del tiempo. Por lo tanto, antes de basarse en este artículo, se debe tener cuidado para verificar que la ley descrita en él no ha cambiado.

101 Ariz. 335, 339, 419 P.2d 514, 518 (1966))); pero véase Zimmerman v. Loose, 162 Colo. 80, 87-88, 425 P.2d 803, 807 (1967) (donde se concluye que “el fraude puede inferirse de pruebas circunstanciales” y que la prueba directa de confianza es innecesaria para prevalecer en una reclamación de fraude de derecho común); pero véase Denbo v. Badger,

en 581, 2001 Tex. LEXIS 61 en *21 (citando RESTATEMENT (SECOND) OF TORTS § 531 (1977)). Por ejemplo, si un tercero en la representación alega fraude, su “confianza debe ser especialmente probable y justificable” para que la falsa representación sea procesable. Id.

En consecuencia, “si las representaciones falsas se hacen con el fin de llegar a la tercera persona a la que se repite, y con el propósito de influir en ella”, existe una causa de acción por fraude de derecho común. Id.

Ir arriba