Formato de contrato de fianza mercantil

¿Qué es una fianza de garantía?

Una fianza es un tipo de herramienta de gestión de riesgos; es un acuerdo en el que el fiador (a menudo una gran compañía de seguros) proporciona su respaldo financiero al obligado (la parte responsable de cumplir una obligación) en beneficio del obligado (la parte a la que el obligado debe la obligación). Hay muchos tipos específicos de bonos de garantía, pero todos tienen la misma estructura básica. A diferencia de un acuerdo tradicional de préstamo o de seguro, que normalmente implica a dos partes distintas, una fianza es un acuerdo entre tres partes:

Para entender qué es una fianza, puede ser útil compararla con un seguro. Una fianza es similar a una póliza de seguro en algunos aspectos, pero tiene diferencias clave. Se puede hacer una reclamación sobre una fianza para hacer frente al incumplimiento de una obligación cubierta por parte del principal. Esto es similar al reclamo de una póliza de seguro para ayudar a remediar un evento negativo cubierto. Sin embargo, la diferencia es que el afianzador, al tiempo que verifica la validez de la reclamación, puede tratar de remediar la situación por medios distintos al pago. Otra distinción es que el afianzador espera el reembolso de los fondos gastados para satisfacer las reclamaciones de fianzas. El afianzador tratará de cobrar los fondos gastados al afianzado, a diferencia de una póliza de seguro en la que el asegurado no es responsable de los fondos pagados por las reclamaciones. En resumen, con una fianza, el cliente es el responsable último ante el fiador de los fondos pagados para satisfacer las reclamaciones.

Formulario de fianza pdf

Las fianzas son contratos a tres bandas entre el obligado principal, el afianzador y el beneficiario. Al proporcionar una fianza al cliente, el fiador garantiza al beneficiario que el dinero está disponible para cubrir el coste de los daños como resultado del incumplimiento de los términos de la fianza por parte del cliente. Sin embargo, una diferencia importante entre las fianzas y los seguros es que los suscriptores de fianzas emiten bonos con la suposición de que el afianzador no perderá ningún dinero si se presenta una reclamación contra la fianza.

Entonces, si el afianzador garantiza al acreedor que hay dinero disponible para cubrir los daños cuando el afianzado es culpable, ¿cómo puede el afianzador asumir que no perderá dinero? A través de un importante contrato conocido como acuerdo de indemnización.

R: Un acuerdo de indemnización de fianza es un contrato entre el afianzado y la compañía de fianzas, que transfiere el riesgo del afianzador al afianzado. Mientras que la fianza en sí es creada por el acreedor, una indemnización es un acuerdo separado que el afianzador requiere que el afianzado firme antes de emitir la fianza y que garantiza que el afianzado es responsable de devolver cualquier dinero pagado por el afianzador en el proceso de resolución de una reclamación.

Qué es una fianza para contratistas

Durante años, las partes de las transacciones comerciales han discutido sobre las formas de garantía que respaldan el crédito de sus acuerdos. Los beneficiarios, conocidos como “obligados”, prefieren las cartas de crédito a las fianzas porque las cartas de crédito suelen ser más fáciles de cobrar, normalmente con la mera presentación de cierta documentación. El pago de las fianzas suele ser un proceso más largo e implica un mayor riesgo de litigio sobre la transacción comercial subyacente y cualquier otra defensa que pueda tener la compañía de seguros.

Normalmente, la carta de crédito va acompañada de un pagaré del solicitante al beneficiario y del acuerdo del solicitante de reembolsar al emisor en el momento de su pago al beneficiario. Las partes eligen el Código Comercial Uniforme de la jurisdicción correspondiente, o “UCC”, o las Reglas y Usos Uniformes relativos a los Créditos Documentarios, o “UCP”, emitidas por la Cámara de Comercio Internacional para regir su carta de crédito.

En las transacciones comerciales se utilizan con frecuencia dos tipos de cartas de crédito: las cartas de crédito documentarias y las cartas de crédito standby. Una carta de crédito documentaria, que suele regirse por el UCC, es aquella en la que el beneficiario debe presentar documentos específicos al emisor para poder retirar fondos de la carta de crédito. Las cartas de crédito documentarias se utilizan principalmente como dispositivos de pago directo para facilitar las transacciones de venta de bienes. Los documentos típicos que un vendedor de mercancías (el beneficiario) debe presentar para poder disponer de la carta de crédito incluyen un conocimiento de embarque, una factura comercial, un certificado de seguro que cubra el transporte o la documentación de importación-exportación.

Fianza de agente de transporte

Garantizan que un servicio realizado por una parte para otra parte se complete en su totalidad. Si el servicio no se lleva a cabo o se realiza de forma incorrecta, la parte que sufre daños debido a que el servicio no se ha completado es compensada en su totalidad.

Las fianzas comerciales se utilizan para regular los mercados y evitar que los profesionales que trabajan cometan fraudes o utilicen cualquier otra práctica comercial perjudicial. La mayoría de las fianzas comerciales son fianzas para licencias y permisos. Como su nombre lo indica, estos tipos de fianzas son requeridas por el gobierno antes de emitir licencias y permisos.

Las fianzas de contrato son las más utilizadas en la industria de la construcción. La Ley Miller federal exige que se utilicen fianzas de contrato para cualquier proyecto de construcción que supere los 100.000 dólares, aunque algunos estados exigen fianzas de contrato para proyectos que superen los 5.000 dólares.

Las fianzas de licitación requieren que los contratistas firmen un contrato si su oferta para un proyecto ha sido aceptada por el acreedor. Si el contratista decide retirar sus servicios después de haber ganado la licitación, la diferencia entre su oferta y la siguiente más baja se compensará al propietario del proyecto.

Ir arriba