Quién paga los gastos de un contrato de arrendamiento

Arrendamiento neto

Un contrato de arrendamiento triple neto (NNN) ayuda a los propietarios a reducir el riesgo de un arrendamiento comercial.  Un arrendamiento triple neto es uno de los tres tipos de arrendamientos netos, un tipo de arrendamiento inmobiliario en el que el inquilino paga uno o más gastos adicionales. Los arrendamientos netos suelen incluir los impuestos sobre la propiedad, las primas del seguro de la propiedad o los costes de mantenimiento, y se utilizan a menudo en los inmuebles comerciales. Además de los arrendamientos netos triples, los otros tipos de arrendamientos netos son los arrendamientos netos simples y los arrendamientos netos dobles.

Un arrendamiento neto simple requiere que el inquilino pague sólo los impuestos sobre la propiedad, además del alquiler. Con un contrato de doble red, el inquilino paga el alquiler más los impuestos sobre la propiedad, así como las primas de seguro. Un contrato triple neto, también conocido como neto-neto-neto, requiere que el inquilino pague el alquiler más los tres gastos adicionales.

Los alquileres suelen ser más bajos con los arrendamientos netos que con los tradicionales: cuantos más gastos tenga que soportar el inquilino, menor será el alquiler base que cobre el propietario. Pero los arrendamientos triples netos suelen ser arrendamientos con fianza, lo que significa que el inquilino no puede echarse atrás porque los costes -especialmente los de mantenimiento- pueden ser mayores.

Arrendamiento neto

Los costes iniciales del arrendamiento de un vehículo pueden incluir el pago del primer mes, un depósito de seguridad reembolsable, una reducción del coste capitalizado (como un pago inicial), los gastos de matriculación, los impuestos y otros cargos que se deben abonar a la firma del arrendamiento o a la entrega.

Primera mensualidad. La mayoría de los contratos de alquiler (salvo los de pago único) exigen que realices pagos mensuales por adelantado al principio de cada periodo mensual. Por eso, la primera mensualidad suele ser pagadera a la firma del contrato. Algunos contratos de alquiler exigen que la última mensualidad o varias de las últimas mensualidades del plazo se paguen a la firma del contrato.

Wikipedia

Como inquilino comercial, el alquiler básico mensual que paga a su propietario por el arrendamiento de un espacio comercial puede no ser el único alquiler que paga. Muchos inquilinos comerciales también pagan una cantidad secundaria por los costes de funcionamiento de la propiedad. La buena noticia es que ambos alquileres suelen ser negociables.

Para aclararlo, los costes de funcionamiento (también denominados mantenimiento de zonas comunes/CAM, gastos triples netos/NNN o alquiler adicional) son los costes de mantenimiento y gestión de una propiedad. Algunos ejemplos de gastos de funcionamiento válidos son los impuestos sobre la propiedad, el seguro de la propiedad, el mantenimiento, los servicios públicos, la jardinería (que incluye la retirada de la nieve) y la recogida de basuras. Los costes de funcionamiento válidos beneficiarán a todos los inquilinos de un inmueble comercial, no sólo a uno o dos. Los inquilinos comerciales deben entender y recordar que los costes de explotación se cargan proporcionalmente a todos los inquilinos. Por lo tanto, un inquilino que ocupe el 7% de una propiedad comercial pagará, normalmente, el 7% del total de los costes de explotación.

Sin embargo, los costes de explotación no se utilizan por igual. Por ejemplo, conocemos a un inquilino que creó una sola bolsa de basura a la semana. Optó por cargar esta bolsa en su propia furgoneta, llevársela a casa y colocarla fuera con su propia basura. A pesar de ello, estaba obligado a pagar su parte proporcional de los costes de explotación. En este caso, puede ser posible excluir estos cargos para un inquilino individual que pueda argumentar que no está recibiendo ningún beneficio de dichos costes de funcionamiento.

Arrendamiento neto único

Los arrendamientos comerciales son importantes documentos inmobiliarios que deben redactarse correctamente. El propietario suele proporcionar los contratos de arrendamiento al inquilino, por lo que muchos propietarios quieren saber cuánto les costará que un abogado redacte un contrato de arrendamiento comercial. Analicemos esta cuestión y repasemos algunos datos generales sobre los contratos de arrendamiento comercial.

El arrendador que necesite redactar un contrato de arrendamiento comercial debe ponerse en contacto con un abogado inmobiliario. Tras una consulta inicial que permita al propietario expresar el tipo de contrato de arrendamiento que necesita, el abogado redactará un contrato de arrendamiento comercial que se ajuste a las especificaciones del propietario.

Un contrato de arrendamiento comercial es extremadamente importante en el sector inmobiliario. Este documento debe redactarse correctamente para proteger los derechos tanto del propietario como del inquilino. Un abogado inmobiliario experto sabrá qué cláusulas deben incluirse en el contrato de arrendamiento.

Es bastante habitual que un inquilino potencial haga revisar el contrato de arrendamiento comercial por un abogado antes de firmarlo. Dado que los bienes inmuebles suponen un gran coste para los propietarios de negocios, querrá asegurarse de que está firmando un contrato de arrendamiento que sea justo y que no le deje en una mala situación en caso de que cambien las condiciones del negocio.

Ir arriba