Requisitos para abrir una bodega de vino

Nebbiolo

Para tener éxito en el negocio del vino, a un empresario le resultará útil tener conocimientos de contabilidad debido a los escasos márgenes del sector. En muchos estados, el alcohol está muy regulado, las licencias son estrictas y el papeleo es abundante. Algunos estados, como Carolina del Norte, no permiten la propiedad privada de las licorerías, por lo que las tiendas de vino se limitan a vender vino y cerveza. Por tanto, los empresarios que se adentran en este sector deben estar dispuestos a tratar constantemente con reguladores y burócratas. También necesitan un buen sentido comercial y capacidad de organización para gestionar lo que puede ser, en ocasiones, un complejo proceso de pedidos y distribución.

Las tiendas de vino ganan dinero comprando vino y otras bebidas alcohólicas a precios de mayorista o con descuento y marcándolos para venderlos a los clientes. A los clientes se les cobra un precio por botella y a veces se les ofrecen descuentos por volumen de compra. Por ejemplo, una tienda de vinos puede vender una caja de vino (12 botellas) con descuento. Las tiendas de vino también venden parafernalia relacionada con el alcohol, como tapones de vino, abridores de botellas, vasos de chupito, mezcladores y otros artículos relacionados.

Inicie su propia colección de vinos con estas botellas y servicios

Para mí, la nevera de vino de la casa -del tipo que comentamos aquí-, ya sea con espacio para 24 botellas o para 48, es sobre todo para lo que se va a beber pronto. Está llena de vino para las cenas de la semana y las fiestas, las ocasiones especiales y las botellas para llevar a los amigos. Es el lugar donde guardas tu vino de forma segura en casa a corto o medio plazo, pero no es espacio suficiente para reunir una colección a largo plazo. Si realmente te gusta el vino y quieres guardarlo para consumirlo en su mejor momento dentro de 5, 10 o incluso 20 años, entonces estamos hablando de un proyecto de bodega mayor.

Lo básico, a cierto nivel, es lo mismo. Si se compra un vino para beberlo más tarde, hay que almacenarlo a unos 55 grados, más o menos. Quieres que la temperatura no fluctúe demasiado. Quieres evitar demasiadas vibraciones y quieres una humedad moderada para mantener los corchos húmedos. Probablemente ya conozcas estas cosas. Pero, ¿qué tipo de espacio de bodega tiene sentido? ¿Qué tipos de vino deberías poner allí? ¿Cuántas botellas de cada uno? He reunido los consejos de profesionales del vino de todo el país para responder a estas preguntas sobre la puesta en marcha de su bodega.

Pinot noir

El atractivo del coleccionismo de vinos puede ser embriagador. A menudo nos vienen a la mente visiones de madera brillante, cristal prístino y piedra tallada, pero antes de las campanas y los silbatos viene la acumulación de botellas y la organización de la propia colección. Aquí exploramos el mundo del coleccionismo de vinos a través de cuatro enfoques diferentes diseñados para ayudarle a definir sus objetivos y garantizar que su bodega satisfaga sus necesidades a lo largo del tiempo.

Los dos factores principales que hay que tener en cuenta son su estilo de vida y ese detalle tan molesto: el coste. Tómese un momento para considerar cómo, siendo realistas, disfrutará mejor de sus vinos. No tiene sentido acumular botellas de más de 100 dólares si no prevé muchas oportunidades para servirlas, independientemente de su prestigio. Los vinos valiosos a menudo se desperdician en las bodegas mientras los coleccionistas esperan ocasiones exaltadas que nunca parecen llegar. Un buen conocimiento de sus hábitos de consumo de vino y de sus preferencias le ahorrará dinero y tiempo y, en última instancia, le recompensará con una colección perfectamente adaptada a usted.

Cuántas botellas hay en una bodega

Para el amante del vino que no tiene una colección propia, la bonita bodega de las grandes (y oscuras) regiones del mundo -con botellas que se acercan a la madurez en condiciones ideales, a la espera de ser extraídas para la cena perfecta- puede parecer desalentadora. Es el dominio del estudiante de enología más experto o del intrépido explorador que está dispuesto a renunciar a grandes trozos de su vida en la búsqueda de productores y ofertas fuera del alcance de los simples mortales.

No hay una única forma “correcta” de crear una colección, pero tampoco hay que hacerlo de forma dispersa. La clave es estar en sintonía con tus propios intereses y necesidades, por lo que Ritchie anima a hacerse una serie de preguntas:

La respuesta a estas preguntas te ayudará a equilibrar el contenido de tu bodega para que se adapte mejor a tus necesidades. Por ejemplo, si tiene previsto hacer muchas fiestas, no piense sólo en los vinos que le gusta beber, sino también en botellas que satisfagan los gustos de sus amigos y familiares. “La bodega se convierte en un recurso, porque el vino es un lubricante social y una forma increíble de reunir a la gente”, dice el destacado coleccionista Ryan Nagle. “Tengo un montón de cosas en mi bodega que sé que a otra persona le va a encantar beber; va a ser una atracción para que tengamos una conversación, incluso si no es el mejor vino para mí y mi paladar”.

Ir arriba