Venta de participaciones sociedad limitada entre socios

Lista de sociedades colectivas

Una sociedad colectiva significa que hay más de un propietario de una empresa. Básicamente, los socios comparten los beneficios y las deudas del funcionamiento diario de la empresa. Por ello, cuando un socio quiere vender, no puede vender toda la empresa. Sólo puede vender sus activos, es decir, su parte de la sociedad. Si desea vender su parte de la sociedad, tenga en cuenta estos 6 pasos importantes.

Paso 1: Revise el contrato de sociedad, en el que se describe cómo los socios abordarán determinadas situaciones empresariales, como la venta. La clave para un proceso de venta sin problemas es no desviarse de lo ya acordado.

Paso 2: Reúnase con su(s) socio(s) para votar sobre cómo disolver la sociedad y vender sus activos. En momentos de confusión o duda, consulte siempre la legislación estatal sobre la disolución de una empresa o sociedad.

Paso 3: Como los activos pueden ser tanto tangibles como intangibles, el siguiente paso es determinar cuáles se van a vender. En el caso de que sólo se disuelva una parte de la sociedad y el negocio pretenda permanecer intacto, es posible que el socio restante no desee vender su lista de correo o su maquinaria.

Venta de participaciones sociales frente a venta de activos

La cesión debe registrarse en el Registro Mercantil en un plazo de siete días a partir de la cesión, y también debe anunciarse en la London Gazette (o en la Edinburgh Gazette en el caso de una cesión de participaciones en una sociedad limitada escocesa). Si la cesión no se anuncia de esta manera, no será efectiva. La cesión de una participación en una sociedad comanditaria suele realizarse mediante una escritura de transferencia y un contrato de compraventa adjunto que puede contener garantías simples como las relativas a la propiedad de las participaciones en la sociedad comanditaria. Sin embargo, la documentación y el nivel de detalle variarán en función de la naturaleza de la transacción y la sofisticación de las contrapartes.

La mayoría de los acuerdos de sociedades limitadas estipularán disposiciones detalladas tanto para la admisión de nuevos socios limitados como para la cesión de participaciones en sociedades limitadas, y es de esperar que se exija el consentimiento del socio general, que no debe ser denegado de forma injustificada, para cualquier cesión de una participación en una sociedad limitada (salvo ciertas excepciones, como la cesión a un asociado del socio limitado). La mayoría de los acuerdos de sociedades limitadas contendrán restricciones a la transferencia de participaciones en sociedades limitadas a cesionarios que no cumplan los requisitos de “KYC” del socio general.

Transferencia de la participación en una sociedad limitada

Una unidad de sociedad limitada, o LPU, es una unidad de propiedad en una sociedad limitada que cotiza en bolsa, o master limited partnership (MLP). Esta participación otorga al titular de la unidad una participación en los ingresos generados por la sociedad colectiva. Una unidad de sociedad limitada también se denomina unidad maestra de sociedad limitada o unidad de socio limitado.

Una unidad de sociedad limitada es un certificado de acciones que representa una unidad de propiedad en una sociedad limitada principal (MLP). Por tanto, una MLP no es más que una sociedad limitada que cotiza en bolsa. Una MLP suele distribuir todo el efectivo disponible (como los dividendos) de las operaciones a los titulares de las unidades tras la deducción del capital de mantenimiento.

Las unidades de la sociedad son beneficiosas para los inversores porque la MLP permite que las distribuciones de efectivo de la empresa eludan la doble imposición que normalmente se impondría, lo que generalmente significa mayores distribuciones para los partícipes de la sociedad. En una MLP, las distribuciones en efectivo de la empresa se gravan únicamente a nivel de los partícipes y no a nivel corporativo.

Transferencia de la participación en la sociedad a otro socio

Una sociedad limitada principal (MLP) es una inversión única que combina las ventajas fiscales de una sociedad limitada (LP) con la liquidez de una acción común. Se organizan como sociedades anónimas cotizadas (PTP), un tipo de sociedad limitada en la que las acciones de los socios comanditarios se negocian libremente en las bolsas de valores. Así, aunque una MLP tiene una estructura de sociedad, emite acciones que se negocian en bolsa como si fueran acciones ordinarias.

Las MLP actuales se definen en la Ley de Reforma Fiscal de 1986 y en la Ley de Ingresos de 1987, que establecen el modo en que las empresas pueden estructurar sus operaciones para obtener determinadas ventajas fiscales y definen qué empresas pueden acogerse a ellas. Para cumplir los requisitos, una empresa debe obtener el 90% de sus ingresos mediante actividades o pagos de intereses y dividendos relacionados con los recursos naturales, la energía, las materias primas o los bienes inmuebles.

Las implicaciones fiscales de las MLP difieren significativamente de las de las sociedades anónimas, tanto para la empresa como para sus inversores. Al igual que otras sociedades limitadas, no hay impuestos a nivel de la empresa. Esto reduce esencialmente el coste de capital de una MLP, ya que no sufre el problema de la doble imposición sobre los dividendos. Las empresas que pueden convertirse en MLP tienen un fuerte incentivo para hacerlo, ya que supone una ventaja de costes frente a sus homólogas constituidas.

Ir arriba